El Risco · Carrera Vertical

La carrera transcurre desde la parte inferior del sendero, junto a la carretera TF-445 Buenavista- Punta de Teno y con meta en la Plaza de Los Bailaderos de Teno Alto.  Este espectacular itinerario descubrirá uno de los senderos de subida más exigentes de la Isla de Tenerife. Un sendero cargado de historia, tradición y significado para el pueblo de Teno Alto, ya que era la principal vía de comunicación de este núcleo de población y la parte baja del municipio, hasta que se abrió la carretera para el tráfico rodado. Por este sendero transcurría toda la vida: Comercio, bodas, e incluso, entierros transitaban por este camino.
El recorrido de la prueba comienza a 20 metros del margen de la carretera TF 445. Desde allí, nos meteremos por el cauce del barranco de Bujamé, lo que constituirá la primera parte del sendero. Por esta zona, los corredores y corredoras deberán transitar un paisaje plagado de grandes piedras y escalones. 300 metros más arriba dejaremos el cauce del barranco para instalarnos en un sendero esculpido en el Risco, que es como popularmente conocemos este sendero. La prueba gana en dureza, con tramos de subida recta a través del risco, y serpenteante sendero para salvar gran desnivel. Otro de los puntos a los que nos encaminamos es la Fuente de los Barqueros. Un pequeño canal que servía como
avituallamiento a los sufridos caminantes, que debían enfrentarse al risco. Debe su nombre al paso de los barqueros que utilizaban este camino para unir Buenavista del Norte con Punta de
Teno, cuando aún no existía la carretera TF445 que une estos dos puntos del municipio. Abandonamos este punto, pero el sendero no descansa. Seguiremos ascendiendo sin contemplación hasta que llegamos a una escalera esculpida en la roca. Al finalizar la misma encontraremos el único descanso que nos dispensa El Risco. Se trata de una zona donde deberemos extremar precaución y ser rebasados sin ofrecer mayor resistencia a los corredores o corredoras que lleven mejor ritmo que nosotros. Después de estos escasos 50 metros de descanso, más subida. Subir y subir. Cuatrocientos metros más arriba encontraremos la Vuelta del Viento. Una curva en la que sentiremos toda la fuerza de Los Alisios y que nos enseñará el final de la subida más exigente. El sendero nos regala un poco más arriba un paisaje sin igual. Colores Rojizos nos envuelven al pasar por la piedra de los Loros, un litófono en el que podremos ver las marcas de las lanzas de los pastores de la zona.

 

Último esfuerzo para llegar al Tagoror. Termina la parte más fuerte de la subida. Estamos en una zona tremendamente significativa para toda la Isla Baja, en la que nos envolverá la magia de los antiguos pobladores de las Islas Canarias en comunión perfecta con los habitantes de Teno. Deberemos continuar por el sendero, dejando a nuestra mano derecha El Tagoror. La dureza es menor, aunque el cansancio acumulado hace que estas últimas rampas sean durísimas. En estos puntos ya transitaremos por la meseta de Teno. Quinientos metros más arriba nos asomaremos a ella en toda su esplendor. La mulata nos muestra la transformación de un lugar por la acción conjunta del ganado y el hombre.

 

Esfuerzo final. En este punto el sendero suaviza su desnivel y nos dirigimos a las barreras.
Allí nos enfrentamos al último repecho para coger por último un pequeño tramo de asfalto y
dirigirnos a la meta, situada a escasos 200 metros. Estás en meta.

 

Felicidades. Disfruta del merecido descanso y del jugoso avituallamiento que hemos preparado para ti.

III Carrera Vertical El Risco

    • Facebook Social Icon
    • Twitter Social Icon
    • Google+ Social Icon
    • Instagram Social Icon